Sin categoría

El edificio 7 (Parte I)

WTC 7 Collapse

Secuencia de imágenes del colapso del World Trade Center 7 (WTC 7), también conocido como edificio Salomon Brothers, el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.

El informe de la Comisión Nacional sobre los Ataques Terroristas contra Estados Unidos, más conocido como el 9/11 Commision Report, tiene 567 páginas. Se supone que es el documento oficial más exhaustivo sobre los atentados del 11-S, pero no contiene ni una sola referencia a uno de los hechos más misteriosos del día: el colapso del WTC 7, un edificio de 47 plantas que formaba parte del complejo al que pertenecían las Torres Gemelas, y que se derrumbó a las 17:20, siete horas después de éstas. Según la versión oficial, nadie murió en él; ya había sido desalojado.

Podríamos conceder el beneficio de la duda a los miembros de la Comisión, presidida por el republicano Thomas Kean, y pensar que no incluyeron el suceso en el informe porque no lo consideraron demasiado importante o, al menos, no relacionado directamente con los atentados. Más allá del documento, la versión oficial sostiene que el WTC 7 se derrumbó como consecuencia de los incendios sufridos en varias plantas y de la explosión de varios depósitos de gasolina repartidos por el edificio. Todo ello, a su vez, consecuencia del brutal colapso de las Torres, situadas a sólo 120 metros de distancia. Pero en este caso, al igual que en muchos otros episodios de aquel día, no existe un consenso sobre las auténticas razones del desmoronamiento.

Todo al desguace

En primer lugar hay que recordar que los primeros en solicitar un estudio independiente de lo sucedido en el WTC 7 fueron los miembros de la Sociedad Americana de Ingenieros Civiles (ASCE), el colegio de ingenieros más antiguo de Estados Unidos, fundado en 1852. No obstante, la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), dependiente del Gobierno, tomó el control total de la investigación. A su frente estaba el doctor W. Gene Corley, que también había liderado el análisis del atentado de Oklahoma City de 1995, en el que murieron 168 personas. Si bien entre sus cometidos no figura la investigación de atentados, los agentes de la FEMA se encargaron de sellar los accesos a la Zona Cero en los minutos posteriores al derrumbe de las Torres. Sólo ellos y el FBI pudieron moverse entre los restos del World Trade Center, blindando el paso a las autoridades locales.

Sin embargo, nadie cumplió el protocolo de actuación que fija la Asociación Nacional de Protección contra el Fuego (NFPA), de referencia para la gestión de edificios afectados por accidentes u otras causas: “Una vez que los restos han sido retirados del escenario, deben almacenarse y no destruirse ni alterarse hasta que las autoridades que tengan un justificado interés en el suceso sean informadas”. Sucedió todo lo contrario: los 1,5 millones de toneladas de acero, hormigón, hierro y demás restos de uno de los mayores atentados terroristas de la Historia fueron transportadas en barcos a China e India y enviadas directamente al desguace. Una decisión que no se sabe muy bien quién tomó y que recuerda a la destrucción de los cuatro trenes del 11-M, igualmente eliminados por orden de un alto mando no identificado.

En el 11-S perdieron la vida 411 trabajadores de los equipos de emergencia de Nueva York. De éstos, 343 eran bomberos que acudieron a las Torres tras el impacto de los aviones y que fueron sepultados por el derrumbe. Esto explica que el colectivo de bomberos de la ciudad haya sido uno de los que más ha trabajado por esclarecer las circunstancias más oscuras del día. Bill Manning, entonces director de la publicación más veterana del gremio, Fire Engineering, denunció en el número de enero de 2002 las insólitas medidas tomadas con los restos del WTC en comparación con otros famosos desastres: “¿Acaso se destruyeron las puertas del incendio del Triangle Shirtwaist? ¿Se destruyó la bombona de gas utilizada en el incendio de la discoteca Happyland? ¿Desecharon las válvulas reguladoras del incendio del hotel Meridian Plaza? Claro que no. Pero justamente eso es lo que se está haciendo en el World Trade Center”. En el mismo número, un grupo de bomberos firmaba otro artículo que manifestaba el estupor ante el protocolo ejecutado: “Uno entendería que en este caso se hubiese realizado la mayor investigación de la historia. Pero sería un error. En su lugar, ha habido una serie de pesquisas superficiales y descoordinadas… Irónicamente, probablemente vayamos a obtener más información sobre la destrucción de los aviones que sobre la destrucción de las Torres. El acero retirado de la escena está siendo tratado como basura, no como una prueba crucial de lo sucedido”.

wtc-building-7-map_22

Imagen de satélite de la Zona Cero tras el colapso de los edificios.

¿Incendio o demolición?

Las conclusiones de la investigación de la FEMA sobre el derrumbe del edificio 7 fueron bastante decepcionantes: “Los detalles sobre los incendios del WTC 7 y de cómo provocaron que el edificio colapsara siguen sin conocerse. Aunque la cantidad total de combustible allí depositada poseía una energía potencial masiva, incluso la más probable de las hipótesis tiene sólo una baja probabilidad de ser factible. Es necesaria una investigación más precisa”. En pocas palabras: la propia FEMA confiaba muy poco en la teoría del incendio.

Durante los años que siguieron al 11-S, muchos de los ingenieros, arquitectos y expertos en demoliciones que analizaron los vídeos del WTC 7 concluyeron que su manera de desplomarse respondía sin lugar a dudas a una demolición controlada. Es decir, que alguien había colocado explosivos en sus pilares y los había detonado en el momento oportuno. Así lo afirma en el siguiente vídeo el especialista holandés Daniel Jowenko.

Muchos han extendido esta hipótesis a las propias Torres Gemelas, ya que en su opinión su desmoronamiento fue el propio de una voladura planificada. Así lo afirmó recientemente un estudio publicado en la revista especializada Europhysics News, si bien los editores se cuidaron de advertir de que el artículo contenía “algunas especulaciones”.

La teoría de la demolición controlada está respaldada por numerosos testimonios que aseguran haber escuchado varias explosiones antes del desplome de las Torres. En las crónicas publicadas el 12 de septiembre, periódicos como Los Angeles Times o el británico The Guardian recogieron declaraciones de testigos en ese sentido. En agosto de 2005, el Departamento de Bomberos de Nueva York difundió más de cien testimonios orales, grabados a finales de 2001, que sostenían lo mismo. Sin embargo, no recibieron demasiada atención por parte de los grandes medios de comunicación, con la excepción del New York Times que, junto a asociaciones de familiares de víctimas, consiguió por la vía judicial que el ayuntamiento desclasificara los documentos. No obstante, tampoco se incluyeron en el informe final de la Comisión.

IMG_0071

Colapso de la Torre Sur, a las 9:59, 56 minutos después de recibir el impacto del United Airlines 175.

Pero los defensores de la versión oficial volvieron a reafirmarse en 2008 cuando el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST), dependiente del Gobierno, publicó un informe sobre el WTC 7 después de una investigación de tres años. El NIST insistió en que el edificio cayó por culpa de los incendios, que se prolongaron durante siete horas. El golpe definitivo se habría producido con el derrumbe del piso 13, lo que a su vez habría debilitado una columna de acero vital para la estructura, mientras que la extrema temperatura habría afectado a numerosas vigas, hasta que todo el edificio sucumbió a la presión. El NIST también citó el derrumbe de las Torres como factor añadido, ya que éste habría quebrado el suministro de agua en el centro de la ciudad e inutilizado los aspersores anti-incendios de la planta baja del edificio 7.

El estudio del NIST generó nuevas respuestas por parte de los investigadores escépticos, reavivando un complejo debate científico que aún no está cerrado. Cualquiera que desee profundizar puede consultar los argumentos de unos y otros y formar su propio juicio. No obstante, conviene comparar lo sucedido en las Torres Gemelas y el WTC 7 con otros casos recientes:

– En 1988, la sede del First Interstate Bank de Los Angeles ardió durante tres horas y media y 5 de sus 62 plantas fueron arrasadas, pero la estructura no se resintió.

– En 1991, el hotel One Meridian Plaza de Philadelphia sufrió un incendio que duró 18 horas y que no logró quebrar sus pilares.

– En 2004, el fuego se extendió durante 17 horas por un edificio de 50 pisos en Caracas, consumiendo los últimos 20. No colapsó.

– En 2005, el edificio Windsor de Madrid, de 32 plantas, ardió durante 26 horas. Tampoco se desmoronó.

Las Torres Gemelas son la gran excepción: cayeron en un intervalo inferior a dos horas tras el impacto de los aviones. Tan improbable era su derrumbe que los propios bomberos de Nueva York, los mejores expertos en este tipo de situaciones, montaron sus puestos de mando en las recepciones de sendos edificios. Más extraño aún es el caso del edificio 7, “sólo” afectado por un incendio.

Pero, aun dando por buena la teoría de la demolición controlada, ¿por qué derribar precisamente ese edificio? ¿Existía alguna razón para hacerlo desaparecer?

 

2 replies »

  1. Creo recordar que en el WTC 7 se encontró en los sótanos una cámara acorazada completamente vacía y que era la sede del FBI o la CIA allí en Nueva York aunque no lo recuerdo con certeza. Se dijo también que allí estaba el centro de control para situaciones de emergencia tales como los atentados que se produjeron ese fatídico día. ¿Qué sabes al respecto sobre esas informaciones? ¿Son ciertas o fueron parte de la cantidad de información que apareció en días posteriores que resulto ser falsa?
    Por cierto, en el atentado al autobús del Borussia Dormunt de este pasado miércoles ha aparecido una nota asumiendo la autoría en la que aparecen dos caligrafías un tanto curiosas. Una con una ortografía en un perfecto alemán y la otra con faltas propias de un estudiante de primaria. La información la he escuchado en una importante emisora de radio española.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s