Sin categoría

Un nuevo enemigo

bin laden

Osama Bin Laden y Al Qaeda se convirtieron, tras la desaparición del comunismo, en el gran enemigo de Estados Unidos.

A pesar de su brevedad, El fin de la Historia es uno de los ensayos políticos más célebres y controvertidos de las últimas décadas. Escrito por el filósofo estadounidense Francis Fukuyama y publicado en 1989, en pleno colapso de la Unión Soviética, su tesis principal es que la derrota del comunismo significó no sólo el final de la Guerra Fría entre los bloques occidental y soviético, sino el mismo final de la Historia, entendida ésta como disputa entre diferentes modelos ideológicos, y el triunfo definitivo de la democracia liberal, único sistema viable para que los seres humanos obtengan la prosperidad y la paz. Según Fukuyama, el mundo bipolar que caracterizó las relaciones internacionales desde el final de la Segunda Guerra Mundial ha dado paso a la hegemonía del liberalismo democrático y de la economía de mercado, erigiéndose Estados Unidos como su principal valedor. Fukuyama no quiso decir, obviamente, que fueran a dejar de producirse acontecimientos trascendentes, sino que el motor de la Historia ya no serían las ideologías, sino las relaciones económicas y los avances científicos.

Con la caída del comunismo (salvo excepciones como Cuba) no sólo desaparecía el sistema de inspiración marxista nacido en Rusia en 1922, sino la dinámica de enfrentamiento geopolítico que, tras la victoria aliada en 1945, protagonizaron el régimen de Moscú y el bloque occidental, capitaneado por Washington. La mayor parte de guerras, conflictos diplomáticos y operaciones encubiertas (véase, por ejemplo, la Operación Cóndor en América Latina) que se sucederían en las siguientes décadas tenían como telón de fondo la lucha entre dos maneras de ver el mundo. Una lucha que, a diferencia de las contiendas mundiales anteriores, se libraba principalmente en las oscuras trincheras de los servicios de inteligencia militar.

muro berlín

La caída del Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989, fue la imagen del desplome del bloque soviético.

La red stay behind fue una de esas misteriosas estrategias. Así se denominaba el ejército secreto que la OTAN y la CIA habían preparado ante una eventual invasión de Europa por parte de la Unión Soviética, algo que llegó a considerarse como una amenaza muy factible. Una vez consumada esa hipotética invasión, los comandos ocultos tras las líneas enemigas (stay behind) deberían activarse para luchar contra el enemigo comunista. Pero la Unión Soviética no optó por una invasión militar abierta, sino por la progresiva penetración de partidos comunistas en las democracias occidentales. La red stay behind cambió entonces de estrategia, como se demostró con el escándalo de la Operación Gladio en Italia, descubierta en 1990 por el entonces primer ministro Guilio Andreotti, e investigada por el SenadoGladio, como se conocía en el país transalpino al operativo secreto de la OTAN, se sirvió de células paramilitares para realizar una serie de atentados (el más grave, el de la estación de tren de Bolonia en 1980, con 85 muertos), atribuyéndolos a grupos terroristas marxistas con el objetivo de infundir en la opinión pública el miedo al crecimiento del comunismo en el país. Ésta era la síntesis de lo que se conoció como “estrategia de la tensión”.

Bolonia

Estación de tren de Bolonia tras el atentado con bomba perpetrado el 2 de agosto de 1980, en el que murieron 85 personas. La autoría se atribuyó en un principio a las Brigadas Rojas (grupo terrorista marxista), aunque finalmente se juzgó a miembros de organizaciones neofascistas vinculadas con la Operación Gladio.

Nuestros hombres en Afganistán

Afganistán fue otro de los territorios terriblemente disputados entre los bloques occidental y comunista. En 1979, el Ejército Soviético invadió el país para acabar con el régimen de Hazifullah Amín, quien a su vez había derrocado al presidente comunista Nur Muhammad Taraki. La invasión desató una guerra entre las tropas soviéticas y las guerrillas de muyahidines, que a lo largo de los años 80 recibieron todo tipo de ayudas económicas y militares por parte de la CIA, en lo que se conoció como la Operación Ciclón. Uno de esos guerrilleros fundamentalistas entrenados por Estados Unidos se llamaba Osama Bin Laden, y los campamentos donde sus conmilitones recibían instrucción se conocían como “las bases” (al qaeda en árabe). En 1989, tras una década de guerra, las fuerzas soviéticas abandonaron por completo el país.

Sibel Edmonds, estadounidense de origen turco-iraní, ex traductora del FBI y fundadora del periódico digital Newsbud, ha advertido en diversos medios de la existencia de una operación de inteligencia iniciada en 1997 mediante la que el Pentágono mantuvo contactos durante años con la recién creada organización, Al Qaeda, y en concreto con su líder, Aymán Al Zawahiri, que también había combatido en Afganistán. El presunto objetivo de esas reuniones (que, según Edmonds, tuvieron lugar principalmente en la embajada americana en Azerbaiyán) era utilizar al grupo terrorista para promover atentados que, a su vez, sirvieran como excusa para intervenciones militares estadounidenses. De este modo, “Estados Unidos ganaría terreno en la esfera de influencia anteriormente controlada por la Unión Soviética, y permitiría el acceso de empresas americanas y europeas a yacimientos de energía estratégicos; conteniendo la influencia de Rusia y China y ampliando la gama de lucrativas actividades criminales, especialmente el tráfico de armas y de drogas”, ha asegurado Edmonds. Afganistán, primer productor de opio del mundo (y, por lo tanto, mayor exportador global de heroína), resultaría un territorio clave para ese último punto.

En 2008, el diario británico The Sunday Times inició una serie de cuatro reportajes sobre las revelaciones de Edmonds. Según sus autores, oficiales del Pentágono y del MI6 habían confirmado la versión de la ex agente del FBI. Sin embargo, tras dos entregas, el periódico canceló abruptamente la publicación de la serie, después de que su director recibiera varias llamadas telefónica de la embajada de Estados Unidos en Londres. Según otro antiguo agente del FBI, Dennis Saccher, también entrevistado por los periodistas, la historia de Edmonds “debería haber sido noticia de primera plana”, ya que se trataba de “un escándalo mayor que el Watergate”.

Sibel Edmonds asegura que el nombre de dicha operación es Gladio B. Una continuación de la estrategia emprendida en la Guerra Fría, pero cambiando a los comunistas por fundamentalistas islámicos.

sibel edmonds

Portada de la revista ‘The American Conservative’ con Sibel Edmonds, ex agente del FBI.

Un nuevo Pearl Harbor

El fin de la Historia situó a Francis Fukuyama como uno de los intelectuales de referencia de la derecha estadounidense. De hecho, en 1997 se convirtió en uno de los impulsores de un influyente grupo ideológico llamado Proyecto para el Nuevo Siglo Americano (PNAC, en sus siglas en inglés). Los principios de este think tank condensaban el pensamiento neoconservador (neocon), centrado en la promoción del “liderazgo global de Estados Unidos” bajo la convicción de que dicho liderazgo “es bueno para el mundo”. El manifiesto fundacional del PNAC, que recuperaba el concepto de Pax Americana salido de la Segunda Guerra Mundial, llamaba a “configurar un nuevo siglo favorable a los principios e intereses americanos”, para lo cual sería necesario, además de unos “principios morales claros”, un aumento del gasto en defensa y la promoción “de la libertad política y económica en el resto del mundo”. También reclamaba un mayor vínculo con los países aliados de Washington y “el desafío a los regímenes hostiles a nuestros intereses y principios”. “América tiene un papel vital en el mantenimiento de la paz y la seguridad en Europa, Asia y Oriente Próximo. Si rehuimos nuestras responsabilidades, estaremos poniendo en juego nuestros intereses fundamentales. La historia del siglo XX debería habernos enseñado que es importante adelantarse a los escenarios antes de que las crisis estallen, así como afrontar las amenazas antes de que sea demasiado tarde”, aseguraba el texto.

Algunos de los fundadores del PNAC criticaron duramente la política exterior de Bill Clinton respecto a Irak, tildándola de “ingenua”, y reivindicaban un estilo más firme en las relaciones internacionales como el que, a su juicio, había mostrado Ronald Reagan. De los 25 firmantes del manifiesto fundacional del PNAC, diez acabarían trabajando en la Administración Bush. Entre ellos, Dick Cheney, Paul Wolfowitz y Donald Rumsfeld.

En septiembre del 2000, cuatro meses antes de que George W. Bush se convirtiera en presidente tras unas polémicas elecciones, el PNAC publicó un documento de 90 páginas titulado Reconstruyendo las defensas americanas: estrategia, fuerzas y recursos para un nuevo siglo. El texto abogaba por un claro reforzamiento del poder militar de Estados Unidos a todos los niveles (personal, vehículos, tecnología) ya que, en su opinión, los niveles de gasto presupuestario e inversión en defensa no eran suficientes para mantener la paz y la seguridad en las distintas zonas del mundo. Por ejemplo, se advertía de que “el tamaño de la Armada se ha reducido a la mitad del que tenía en la Guerra Fría”.

En la página 51, el informe advertía de que “ese proceso de transformación, aun cuando lleve consigo cambios revolucionarios, seguramente será muy largo, a menos que tenga lugar un suceso catalizador y catastrófico, como un nuevo Pearl Harbor”.

11-S

Atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.

El 7 de octubre de 2001, apenas un mes después del 11-S, Bush anunciaba el inicio de acciones militares en Afganistán. Estados Unidos tenía un nuevo gran enemigo.

Categorías:Sin categoría

Tagged as: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s